La noticia sorprendió al mundo entero. El 7 de junio de 2013 la policía arrestó a Shannon Richardson, una actriz que personificaba a uno de los zombies de The Walking Dead , por haberle enviado cartas que contenían ricina al entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama , y al alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. Ayer, la historia se complicó aún más para la actriz: fue condenada a 18 años de prisión.

Richardson se declaró culpable de haber enviado las misivas a los dos funcionarios citados y al jefe del grupo de control de armas de Nueva York. Debido al acuerdo alcanzado, la actriz deberá pagar 366 mil dólares.

En un primer momento, su estrategia fue responsabilizar de los hechos a su marido, de quien en esos momentos se estaba divorciando. Tiempo después, indicó que estaba segura de que las cartas no serían abiertas porque la Casa Blanca cuenta con un gran cuerpo de seguridad que serviría como filtro.

Las cartas, que eran anónimas, hacían referencia al debate sobre el control de armas en los Estados Unidos. Una de las que estaba dirigida a Obama aseguraba: “Lo que hay en esta carta no es nada comprado. Lo he reservado para usted, señor presidente”. Otro de los textos era aún más contundente: “Tendrás que matarme a mí y a mi familia antes de que entregue mis armas. Quien quiera venir a mi casa recibirá un disparo en la cara”.

La actriz, de 39 años, también había trabajado en la serie The Vampire Diaries.